CNT Málaga Un sindicato para luchar Tlf 647 03 66 40
Estás aquí : Portada del sitio » Memoria Histórica » HOMENAJE DE CNT MÁLAGA A LAS VÍCTIMAS DE “LA CARRETERA DE LA (...)

HOMENAJE DE CNT MÁLAGA A LAS VÍCTIMAS DE “LA CARRETERA DE LA MUERTE”. Febrero 1937 

D 13 de febrero de 2015     H 10:08     A anarcosindicalista     C 0 messages


agrandir

Un años más, a principio de febrero, nos concentramos para conmemorar el 78 aniversario de los sucesos acontecidos en Málaga: cuando la ciudad fue tomada por las tropas sublevadas contra el gobierno la república.

La CNT-AIT Málaga, que no participa en circos mediáticos memorialistas y políticos, pero sí en difundir la memoria de ellos, sin nada a cambio, se desplazó a la barriada del Palo, lugar emblemático para la memoria, ya que fue testigo del paso de los miles de hombres, mujeres y niños que huían de la capital en desbandada en dirección del único lugar de paso libre de peligro: Almería. Pero al final eso no fue así desgraciadamente para miles de malagueños pues la carretera que se llamó “la carretera de la muerte” fue un infierno.

CNT escogió en esta ocasión para este acto de homenaje las Cuatro Esquinas del Palo. Allí estuvimos la mañana del sábado 7 de febrero repartiendo información escrita y verbal de los acontecimientos a los vecinos que paseaban o se nos acercaban para saber qué intentábamos hacerles llegar esta vez: muchos desconocían los hechos que le contábamos acerca de los primeros días de febrero de 1937.

78 años de olvido por miedo hacen que unos hechos tan terrible apenas aparezcan en la historia porque la historia la escriben los vencedores y no los “vencidos”, pero ya es hora de que esto cambie, y para eso está ahí la CNT, para que sucesos tan terribles como estos no queden más en el olvido.

78 años después y tan solo unos pocos memorialistas malagueños estamos contando a la ciudadanía algo que debieran haber hecho también esos partidos que se denominan “de izquierdas” y que en aquella transacción de los años 70 traicionaron la memoria de los suyos vendiéndose a los verdugos.

Fue un domingo siete de febrero de 1937 cuando las fuerzas republicanas dieron la orden de evacuar la ciudad de Málaga. Aunque ya desde principios del mes miles de personas con sus enseres personales, y a lomo de borriquillos o en carros, van abandonando la ciudad por el temor de la llegada de las tropas fascistas. Se dirigen a la única salida posible que está fuera del cerco enemigo, la carretera que va hacia Almería, pasando por donde hoy hemos querido homenajear y contar al pueblo esta odisea de sangre y fuego

La mayoría de los historiadores coinciden en que cerca de 200.000 personas huyeron por miedo a la ofensiva lanzada por el general Queipo de Llano. Y en torno a 15.000 las víctimas directa o indirecta de este holocausto.
La “carretera de la muerte” fue testigo de la crueldad infinita de los que en nombre de dios se llamaron “salvadores de España”.
 
La carretera estaba formada por una alfombra humana de varios kilómetros, alfombra que se iba mermando a medida que tropas, aviones o barcos bombardeaban y asediaban a las miles de personas que trataban de huir de la muerte. Todo ello, bajo la mirada pasiva de la Comunidad Internacional y su política de no intervención permitiendo esa masacre.

Fue tal la crueldad de las tropas invasoras, que por primera vez en la historia se ensaya lo que se conoce como carrusel, una técnica de bombardeo aéreo en la que 9 aviones bombardean uno tras otro el mismo punto y así sucesivamente para desmembrar la huida y aniquilar todo lo que se ponga en su camino.
 
Una vez que los más rezagados, lentos, fatigados, heridos o ancianos de esa caravana humana llega, a Motril después del largo calvario se ven asaltados por las tropas franquistas, y mientras la mitad de ellos sigue por la carretera de la costa hacía Almería, la otra mitad deshace el camino ya andado, volviendo a Málaga para ser, sin saberlo, juzgados o vilmente asesinados.
 
Finalmente los que alcanzaron su destino lo hicieron dejando atrás compañeros, familiares y amigos muertos o desaparecidos en aquel horrible trayecto a la supervivencia al que se llegó a llamar la “carretera de la muerte”
 
Los hombres y mujeres que sobrevivieron a este holocausto, los hijos, los nietos y los malagueños tenemos el derecho y el deber de contar al mundo los hechos que sucedieron en la ciudad de Málaga aquellos primeros días de febrero de 1937 para que ¡nunca más se vuelva a repetir.

“Los pueblos que no recuerdan su pasado están condenados a repetirlo”.

Memoria Histórica CNT Málaga
http://memoriahistoricacntmalaga.blogspot.com.es/

Portafolio