CNT Málaga

Un sindicato para luchar Tlf 647 03 66 40

Portada del sitio > Acción Social > CRÓNICA PRIMER DÍA DE APOYO A LA OCUPACIÓN DE TIERRAS PÚBLICAS EN (...)

CRÓNICA PRIMER DÍA DE APOYO A LA OCUPACIÓN DE TIERRAS PÚBLICAS EN PIZARRA

Sábado 13 de abril de 2013, por Secretaria_Prensa

VIERNES 12 ABRIL

En respuesta a la petición de apoyo que Er Banco Güeno de Pizarra nos hizo para reivindicar tierras públicas usurpadas por el Conde del lugar y sus descendientes, compañeros de la CNT-AIT malagueña nos trasladamos a Pizarra el viernes 12 de abril.

Además de la CNT-AIT de Málaga, apoyaban la causa el SAT, CGT Málaga, así como compañer@s de otros colectivos, como de las distintas corralas de Málaga y otr@s luchadores y luchadoras de los pueblos cercanos.

Desde la estación de Pizarra como punto de encuentro nos encaminamos hacia las tierras usurpadas, valladas y abandonadas, situadas muy cerca del pueblo. Una vez comprobado que el candado de la puerta que cerraba el acceso a la zona estaba abierto nos dispusimos a entrar con la voluntad de que aquella tierra en desuso y robada al pueblo, se convirtiera en cultivos de los que los y las trabajadores y trabajadoras puedan obtener fruto. En oposición al trabajo asalariado, que nos devuelve unas pocas migajas del esfuerzo invertido, reivindicamos el trabajo colectivo, cooperativo, solidario, que devuelve con creces el sudor vertido en una tierra que no es de otro, sino propia, por el derecho que el trabajo de la misma crea.

En poco tiempo corrió la noticia y se produjeron llamadas del ayuntamiento, aparición de la guardia civil, de los medios de comunicación, curiosos y curiosas, y a generar expectación entre los que veían que algo estaba pasando en Pizarra pero que no sabían exactamente qué era.

Y lo que estaba ocurriendo era algo tan sencillo como que unos cuantos habitantes de este pueblo habían decidido romper con la inercia pesimista, inmovilista, asistencial e individualista, que desgraciadamente está incrustada en gran parte de la clase trabajadora, gracias a unos partidos políticos y a ciertos sindicatos, que han sido rueda de transmisión de los valores capitalistas con los que es imprescindible romper. Contra todos estos valores sólo la solidaridad, el apoyo mutuo, la acción directa, el sentido colectivo de los recursos y la conciencia de clase nos podrá llevar a una realidad diferente a la que vivimos actualmente.

Por eso nosotros y nosotras no podíamos estar en otro lugar que no fuera ese, compartiendo con estos compañeros y compañeras su lucha y su ilusión por un cambio real y profundo, un cambio revolucionario.

Era el primer paso, poner un pie en esa tierra usurpada, el primer paso de otros muchos hacia otro mundo alejado de éste que obliga a la miseria a mucha gente para que un@s poc@s puedan seguir viviendo muy bien.

No queremos sus migajas, queremos lo que es nuestro por derecho, el derecho que nos da ser parte de la tierra, de la naturaleza que nos ofrece esa riqueza para trabajarla con inteligencia, sin usura.

Ante las dificultades que fueron surgiendo, como por ejemplo la presión por parte del mando de la guardia civil para que además de las tres identificaciones que hicieron, nos identificáramos voluntariamente 15 personas más, las dudas sobre si quedarse o no, ya que hubo quien abogó por dejar la acción ya que se había conseguido que el conde o sus descendientes y la propia Junta reconocieran como públicos los terrenos, entre otras cuestiones. Para debatir estas y otras cuestiones se convocó una asamblea en la que participamos todos y todas los que nos encontrábamos allí.

E interviniendo libremente, todo el mundo se fue posicionando. Y quedó claro por parte de la mayoría de los asistentes y por parte de los organizadores que había que quedarse, que se iban a llevar todas las gestiones pertinentes para poder usar las tierras con garantía, pero que la intención era quedarse sí o sí, que los cambios se producen por la férrea voluntad de quien decide romper con lo establecido y que no hay otro camino más que el de la lucha para conseguir nuestros propósitos. Fue una asamblea larga pero gratificante. Al final quedó claro el compromiso que contraían los componente del Banco Güeno de quedarse y el del resto de compañer@s de apoyar.

SÁBADO 12 ABRIL

Se nos comunica mediante una llamada que sobre las dos de esta madrugada han hecho aparición una veintena de guardia civiles, obligando a desmontar las tiendas de campaña y apagar un fuego que se había encendido para calentarse.

La presión sigue y seguirá y sólo la solidaridad puede combatirla.

Seguiremos informando...

Agencia Confederal

CNT-AIT Málaga