CNT Málaga Un sindicato para luchar Tlf 647 03 66 40
Estás aquí : Portada del sitio » Acción Social » Anti Represión » Comunicado de un compañero de CNT Alicante sobre la represión

Comunicado de un compañero de CNT Alicante sobre la represión

D 25 de mayo de 2013     H 14:47     A     C 0 messages


¡Salud compañerxs!

A día 22/05/2013 recibo la sentencia del juicio que tuve hace dos semanas. Me obligan a pagar 1753,36€ y a tenerme en arresto domiciliario 3 días. Aparte de tener que pagar, gracias a las nuevas leyes, todos los costes del juicio. ¿Mi delito? Ser anarquista.

Y afirmo esto con total seguridad. Que no esté por escrito literalmente en la sentencia no quita que la función de esta sentencia sea reprimir los movimientos políticos. ¿Por qué digo esto? Narraré lo justo y necesario, tal como hice en el juicio.

Es 28 de marzo del año pasado, de madrugada. Falta poco menos de un día para la huelga del 29M (paro de 24horas, más mediático y apagafuegos que otra cosa por parte de los sindicatos comprados). Vi a una patrulla de policía que se metió en dirección contraria persiguiéndome, entonces salí corriendo. ¿Por qué lo hice? Daré la misma respuesta que di en el juicio. “La policía da miedo”. Ellos son los verdaderos terroristas. Ni la PAH, ni los anarquistas de Sabadell ni nada. Es el cuerpo represivo del Estado el que atemoriza a nosotros, los explotados. Llevaba encima un bote de spray que se ve que por correr, me lo dispare, manchándome tanto las dos manos enteras como la sudadera. Un policía me persiguió corriendo, y el otro policía en su coche. El que iba corriendo era incapaz de cogerme, a lo mejor si no hubiera estado gritan “hijo de puta, te voy a matar, para cabrón” y demás lindeces hubiera tenido más efectividad. El que conducía intento arrollarme pero logré esquivarle. Tras unos minutos corriendo tuve que parar, el corazón iba a estallarme y no tenia donde esconderme, así que me entregué.

Nada más hacer esto, y con la inercia de la carrera, el policía que me perseguía, con la inercia de la carrera, me dió un buen puñetazo, tras este primer golpe, los demás llovieron, uno tras otro. Cuando me derribó,y ya en el suelo indefenso, siguió pegándome patadas (recordemos que la policía utiliza un calzado especial, especialmente doloroso). Me estuvo pegando hasta que llegó el que conducía, el cual casi me atropella si no es porque pude esquivarlo. Dentro del coche la cosa no fue mejor, siguieron apaleándome.

Una vez dentro del furgón buscaron pruebas de cualquier delito cercano. Encontraron una pintada en el CEU que decía “CEU NO RESPETA DERECHO A HUELGA (y una A circulada)”. Nada más ver la A de anarquía el policía que corrió, abrió la puerta del coche y volvió a pegar patadas al grito de “¿encima anarca? Anarca de mierda, yo te mato”. De camino a comisaria yo les preguntaba si allí podría hacer una llamada. Ellos no paraban de reírse de mí. Al llegar, solo recibí insultos y vejaciones, nada nuevo bajo el sol. Uno de ellos me reconoció como militante de CNT. El jefe de la comisaria decía que yo era un chaval comprado por UGT para hacer pintadas. Este singular personaje se me acercó para decirme “que pena que no esté Paquito, hubiéramos terminado rápido”, mientras que sus compañeros reían “si, que pena” “con Paquito se estaba mejor”. Otro de los comentarios que oí fue un comentario machista de un policía que decía de meterse en la celda con una mujer presa. No sé cuánto tiempo pasó exactamente, si fue 30 minutos o 2 horas. Ni me leyeron los derechos ni me dejaron hacer la llamada a pesar de mi insistencia (paré porque amenazaron con darme más).

Me abandonaron en el Centro de Alicante, a varias horas de mi casa andando. Menos mal que tenía algunas monedas con las que pude hacer una llamada. Fui a Urgencias, a que me hicieran un parte médico. Me diagnosticaron policontusiones (muchas hostias) y me dijeron que los moratones aparecían a los dos días. Yo dije que me lo hicieron dos fascistas, que para el caso es lo mismo. El médico me dijo que para que valiera la denuncia con los moratones, las fotos debía echármelas la policía. Por supuesto que no denuncié ni fui a echarme las fotos. No reconozco ninguna autoridad, además de que no soy tan idiota como para volver a que me den otra paliza.

Pasa el tiempo y no por ello mengua mi militancia. Participo en la huelga (haciéndola y en la manifestación) y sin doblegar mis principios. Llega la denuncia más de un año después, por lo que puedo afirmar que el juicio es inválido, por superar los 6 meses debe prescribir el delito.

El abogado que lo llevaba lo primero que hace es preguntarme si me conocen de algo personal. Han estado todo este tiempo intentando que el juicio sea por delito (cárcel) y no por faltas (multa), argumentando que había agredido al policía. ¿Por qué hacen esto? Vamos a pensar que no es solo por la vergüenza que debería sentir el policía al pedir una baja de 35 días por hacerse daño pegando, vamos a suponer que van a por mí. ¿Pero es que soy alguien especial? Para nada, soy uno más entre todos los explotados. La diferencia es que soy consciente de ello, y saben que lo soy. Saben quién es el que organiza actividades de carácter libertario en Alicante, quien está con el megáfono en las manifestaciones gritando “Muerte al Estado y Viva la Anarquía”.

El juicio pasa con el típico espectáculo de estos burócratas. El policía afirma que NO me vio hacer la pintada, su única prueba es mis manos llenos de pintura y la (A). También afirma que “forcejeé” con él hasta que llego el policía que conducía. ¿Qué tipo de forcejeo se realiza desde el suelo mientras te están pegando patadas? También dice que estuvo de baja 35 días por un esguince en el dedo y un desgarro muscular en el bíceps femoral. Tras aquel circo, salgo inquieto. No por el juicio en sí, sino por el hecho de que la policía haya pedido explícitamente sin razón aparente que el juicio vaya por delito.

Hoy tengo la sentencia en mis manos, se me acusa:

· Desobediencia a los Agentes de la Autoridad = 120€
· Falta de deslucimiento de bienes inmuebles = 3 días de arresto domiciliario
· Indemnización al Agente del CNP 1400€ por la baja de 35 días.
· Pagar los costes de la limpieza del muro = 233,36€

· A todo esto le deberé de sumar los costes del juicio.

Todo ello suma 1753,36€ y 3 días de establecimiento + costes del juicio. Con esto quiero dejar claro varias cosas:

1.- Ni la policía ni yo afirmamos que la pintada haya sido obra mía, por lo que los 233,36€ y los 3 días de arresto domiciliario son ilegítimos.

2.- Que la indemnización es del todo absurda. No voy a pagarle 1400€ a una persona por pegarme. Ni la baja tuvo que ser tan larga por un esguince y un tirón, ni es responsabilidad mía la fuerza con la que golpea este loca academia de policías.

3.- Que la desobediencia es en el día a día. Que yo no reconozco a la autoridad antes, mientras y después de las huelgas. Así que múltenme por cada día de mi miserable vida, y más si es la policía corriendo mientras suelta de todo por la boca detrás de mí.

4.- Que el juicio al hacerse con posterioridad a los 6 meses queda, según sus leyes, prescrito. Esta sentencia es papel mojado.

Desmontando cada argumento de la sentencia solo queda preguntarse porque atacarme de esa manera. Repito: soy anarquista. Pero la represión no es suficiente para doblegarnos. Ya lo decía Durruti: “Los anarquistas salen más firmes en su convicción al salir de la cárcel”.

Un mensaje a los anarquistas y a los explotados de todo el mundo. Nuestra única arma es la solidaridad. La cobardía y la frustración no entra en nuestros planes.

Salud y anarquía.

Por un compañero de CNT Alicante