CNT Málaga Un sindicato para luchar Tlf 647 03 66 40
Estás aquí : Portada del sitio » Acción Sindical » Concentración 24/5 19:00 frente al corte inglés en solidaridad con (...)

Concentración 24/5 19:00 frente al corte inglés en solidaridad con huelguistas

D 24 de mayo de 2016     H 21:29     A SOV-Málaga     C 0 messages


agrandir

NOS VOLVEMOS A CONCENTRAR EN LAS PUERTAS DEL CORTE INGLÉS, para manifestar nuestro rechazo a esta empresa que toma represalias contra sindicalistas y que pueden suponer penas de cárcel a compañerxs de la CNT de Barcelona, por defender la libertad, los derechos sindicales, y el derecho de huelga.

Con un reparto de cientos de octavillas, llamamos la atención leyendo el comunicado de repulsa a esta empresa, y mostrando nuestra solidaridad con los compañeros que van a ser enjuiciados y a los que se pide responsabilidades económicas por esta empresa. que pueden suponer hasta 5 años de prisión.

El Corte Inglés, que explota y no permite la libertad sindical en su empresa, es responsable de lo que puede ocurrir durante el juicio, y esperamos que renuncia a su demanda de responsabilidades económicas para los sindicalistas de la CNT, para que cejemos en nuestra campaña de desprestigio y de imagen que estamos empeñados en mantener si son condenados nuestros compañeros, por defender los derechos más elementales como es el de huelga.

Boicot al Corte Ingleś

PNG - 1.5 MB
PNG - 1.7 MB

*******
Viernes 22 abril.19h. Frente al Corte Inglés de Málaga concentración en apoyo a lxs huelguistas represaliadxs tras la huelga general del 29M en Barcelona y a lxs que esta empresa,representante de la opresión a lxs trabajadorxs, exige 8000 euros en concepto de responsabilidad civil y en consecuencia penas de carcel.
Se solicita asistencia, difusion y solidaridad

¿De dónde viene todo? El 29M de 2012
El pasado 29 de marzo de 2012 se produjo una jornada de huelga general en todo el estado español como respuesta a la reforma laboral impulsada por el gobierno. Dicha reforma supuso un duro golpe a las condiciones de la clase trabajadora. Con la excusa de la crisis, desde el gobierno y la patronal se impulsaron numerosas medidas destinadas a abaratar el despido, precarizar aún más los contratos de trabajo y abaratar sustancialmente los gastos en “mano de obra” mediante la disminución de los derechos laborales.

La reforma laboral, sumada a la oleada de recortes a servicios básicos, la sucesión de EREs y deshaucios, habían generado un clima de crispación social que se venía materializando en protestas multitudinarias a lo largo y ancho del Estado. Concretamente en Barcelona estas protestas habían alcanzado cierta seriedad y contundencia en episodios como la huelga general del 29 de septiembre de 2010, las protestas derivadas del 15M como la acción de “Aturem el Parlament” de 2011 o las manifestaciones anticapitalistas de los diversos 1 de mayo.

En este contexto, la huelga del 29M en Barcelona tuvo una incidencia considerable. Decenas de miles de personas se organizaron al margen de los sindicatos oficiales (CCOO, UGT) y llevaron a cabo multitud de piquetes, cortes de carretera, sabotajes y acciones, cuyo resultado fue la paralización, o al menos una interrupción muy notable, de la actividad laboral en la ciudad. Las acciones tuvieron su momento álgido en la manifestación de la tarde, tremendamente multitudinaria, la cual, tras duras cargas policiales, derivó en horas de disturbios y enfrentamientos con la policía.

A lo largo de la jornada de huelga muchas fueron las empresas atacadas y señaladas por sus prácticas esclavistas con los/as trabajadores/as. Entre ellas, El Corte Inglés, rodeado siempre por un cordón de antidisturbios como si fuesen un ejército privado, pero que ese día no pudo evitar que se señalase a la archiconocida empresa como un nido de precariedad y machismo.

Tras las protestas, como viene siendo habitual, vino el saldo represivo: cientos de personas detenidas, algunas de ellas meses después de la huelga, fruto de una actividad policial sin precedentes cercanos en la que se utilizaron listas de militantes, webs con fotos de huelguistas para que se realizaran denuncias anónimas o redadas por barrios en las que se llegaba incluso preguntar a los/as vecinos/as por su ideología política . Dos de estas personas fueron acusadas de desórdenes públicos y daños por lo acontecido en El Corte Inglés, y tras un largo sumario, se les pide 5 años de prisión y 8500 euros de responsabilidad civil.

¿Por qué El Corte Inglés?

Esta empresa siempre es uno de los grandes objetivos en cualquier protesta. Esto es debido a su política tanto dentro de la propia empresa con las/os trabajadoras/es como fuera de ella hacia la sociedad en general.

Si algo caracteriza a El Corte Inglés es su especial fijación con las mujeres. Desde hace muchos años acumula sentencias por discriminación salarial. Los casos de acoso laboral con connotaciones de género están a la orden del día. Hasta hace pocos años los trabajadores hombres de El Corte Inglés no estaban obligados a vestir uniforme de empresa, mientras que las mujeres sí: minifalda y camisa ceñida. Además, su política de ventas nos da una idea del concepto que tienen sobre la mujer y su papel en la sociedad. No se conforman con la “cosificación” de la mujer en todas y cada una de sus campañas de moda, relegándonos a un papel de objeto sexual, sino que directamente llegan al extremo de vender productos con eslóganes misóginos e insultantes. No hace mucho tiempo tuvieron que retirar de sus tiendas , por el escándalo que supuso, unas camisetas infantiles con rótulos como “inteligente como papá” y “bonita como mamá”. También salieron a la luz fotografías que demostraban que en algunas tiendas se habían clasificado los productos de limpieza como artículos “para ellas”. A esto hay que sumar las ventas de libros misóginos y homófobos así como incontables ejemplos de machismo que nunca verán la luz por los sólidos vínculos de la empresa con los medios de comunicación.

Otra de las características más peculiares de El Corte Inglés es su acervado anti sindicalismo. Para la plantilla de la empresa no está permitido sindicalizarse, salvo que sea en uno de los dos sindicatos que la propia emopresa ha creado: FASGA y FETICO. Este modelo, calcado al sindicalismo de la dictadura, sirve para evitar la proliferación de quejas y conflictos sindicales. A su vez, generan dentro de la compañía una “microsociedad” en la que es la empresa la que se hace cargo de todo, y se fomenta hasta el extremo el coorporativismo o “patriotismo de empresa”. Y todo aquél que no demuestre sumisión ciega a los valores de El Corte Inglés, será despedido/a o acosado/a hasta que abandone por su propio pie el centro de trabajo.

Los parecidos entre la política de empresa de El Corte Inglés y el fascismo no son casualidad. Se da la circunstancia de que el director deneral de la compañía, Dimas Gimeno, es conocido por presentarse en diversas elecciones en listas de Falange Española Independiente, al igual que su hermano Miguel Ángel Gimeno. Se podría decir, por tanto, que le empresa defensora de los valores familiares por antonomasia está dirigida por una familia de falangistas, hecho que explica en parte su rancio extremismo derechista.

A nivel laboral, El Corte Inglés es una de las principales empresas impulsoras de la precarización extrema de las condiciones de trabajo en el sector del comercio. Cualquiera que tenga conocimiento de este sector sabe cuál es la evolución de las condiciones laborales: festivos laborables, jornadas parciales, disponibilidad absoluta, modificaciones de horarios, jornada a la carta para la empresa, despidos por quedarse embarazada o por pertenecer a un sindicato… Estas condiciones laborales son el fruto de las presiones de la patronal de comercio en la que se encuentran especialmente situadas empresas como El Corte Inglés y otras como MERCADONA, que han medrado en el sector gracias a la escasa implantación de sindicatos de clase verdaderamente combativos.

Además, es conocida la complicidad de El Corte Inglés con altos mando políticos, policiales y judiciales. No hace mucho salió a relucir por las redes sociales el caso del ascenso a Jefe Superior de Policía de la Comunitat Valenciana a José Javier Causante, quien era conocido por alardear en Alicante de los regalos que recibía de El Corte Inglés, como cestas de navidad y botellas de vino valoradas en más de 600 euros. Hechos como este explican que sea la única empresa que cuenta con cordón policial “hecho a medida” en huelgas y manifestaciones.

Pero no contentos con sobornar a “las autoridades”, directamente les pone en nómina. Son varios lo jueces destacados que trabajan para El Corte Inglés: Juan Moral de la Rosa (Ex-fiscal de la Audiencia Nacional, actual asesor jurídico de El Corte Inglés e íntimo amigo de Soraya Sáez de Santamaría, vicepresidenta del gobierno), Jose Luis González Armengol (juez decano de Madrid durante 10 años, hoy abogado de El Corte Inglés), Ismael Moreno (magistrado juez de la Audiencia Nacional y director de carreras en el Centro de Estudios Universitarios Ramón Areces CEURA, propiedad de El Corte Inglés). También contratan destacados policías, como Catalina Polan, contratada por el Jefe de seguridad de El Corte Inglés y actualmente con cargo de directivo en la empresa.

Otras instituciones de ética cuestionable también están relacionadas con El Corte Inglés. La Iglesia Católica, por ejemplo, tiene a esta empresa como uno de sus principales colaboradores en el Estado Español, dispuestos tanto a proveer grandes eventos religiosos como el caso de la JMJ de 2011 en Madrid, con visita del Papa incluida, así como a financiar la beatificación del dirigente del Opus Dei Álvaro del Portillo. Otra institución relacionada con la empresa es la cárcel, siendo El Corte Inglés quien gestiona desde los economatos a parte del trabajo de los/as presos/as, pasando por fabricar los uniformes de los funcionarios de prisiones.

Por último nos gustaría explicar la ausencia de noticias que destapen la multitud de escándalos que rodean a esta empresa. La explicación es muy sencilla: El Corte Inglés es el mayor anunciante del estado español. Decir que esta empresa tiene a todos los medios comerciales comprados no es exagerar, es literal. ANONYMOUS ha publicado una parte de las cuentas de El Corte Inglés en las que se demostraba que además de los millones de euros que invierten en publicidad, tienen en nómina a conocidos e influyentes periodistas: Fernando Ónega, Isabel Durán o Jaime González, por ejemplo. En resumen, tienen asegurada la buena prensa en los medios, periódicos, radios y canales de televisión más influyentes del Estado: desde el diario Público hasta INTERECONOMIA.

¿Qué queremos conseguir?

A raíz del juicio contra estos dos compañeros, desde Acció Llibertària de Sants y la CNT-AIT de Barcelona hemos lanzado una campaña con varios objetivos:

1. Desenmascarar e El Corte Inglés como una empresa machista, explotadora y cómplice del Estado en la represión, como bien lo demuestra su presencia en procedimientos penales como el que nos ocupa, o su papel en otros ámbitos represivos. En este sentido, hemos lanzado multitud de acciones contra esta empresa, y sólo pararemos en caso de que decidan retirarse definitivamente del proceso penal contra los huelguistas del 29M.

2. Reivindicar la huelga del 29M, así como en general defender la huelga como lo que realmente es: una herramienta de confrontación de la clase trabajadora para luchar por sus intereses. La huelga es una batalla de desgaste y sólo tiene dos finales: o victoria o derrota. Desde esta perspectiva no se entiende la óptica que se ha alimentado los últimos años por los medios de comunicación con la complicidad de los sindicatos oficiales, en la que se presenta la huelga como una mera protesta más, y se carga contra los/as trabajadores/as que deciden realizar acciones directas, cortes de carretera, sabotajes o piquetes contundentes para hacerla triunfar. Dada la cantidad de desinformación vertida contra las huelgas, ya sean generales o de empresa, nos vemos en la necesidad de recordar que no es una mera actividad de protesta, sino un episodio de la lucha de clases, en el que los trabajadores ponemos toda la carne en el asador y debemos hacer todo lo que sea posible para ganarla.

3. Advertir de la creciente represión por parte del Estado contra trabajadores/as que participan en huelgas y conflictos laborales así como manifestantes y militantes revolucionarios en general. Llevamos unos años viendo a multitud de personas condenadas penalmente, muchas de ellas en prisión. Este hecho viene acompañado de una gran campaña por parte del Estado contra aquellas personas que han decidido luchar por una sociedad más justa al margen de los cauces políticos o sindicales supuestamente “oficiales”. Se nos acusa de causar disturbios, organizar huelgas salvajes, practicar extorsión contra las empresas o directamente de ser terroristas. Mientras tanto, en una época en la que la clase política estaba completamente desacreditada, surgen nuevos partidos y organizaciones “democráticas” para canalizar el malestar y la rabia de un amplio sector de la sociedad, haciendo una gran separación entre quienes aceptan las reglas de la democracia parlamentaria y quienes no, tachando de antisistema, violentos/as y terroristas a estos últimos.

Concretamente en el ámbito de la lucha laboral, también nos gustaría advertir de las maniobras de la patronal y el Estado para intentar neutralizar las huelgas, estableciendo nuevas y más estrictas regulaciones que impidan que éstas tenga incidencia en la economía. Quieren garantizar el “derecho al trabajo” y evitar lo que llaman “huelgas salvajes”, o lo que es lo mismo, ilegalizar la huelga como herramienta realmente efectiva.

4. Abrir un proceso de debate en el seno del movimiento libertario para afrontar este periodo represivo desde una óptica política. Somos conscientes de que la represión es una respuesta natural del sistema estatal capitalista contra aquellas personas que lo ponen en cuestión, y que son potencialmente amenazas. También somos conscientes de que la represión no busca anular a individuos concretos sino a prácticas colectivas, y por tanto abogamos por contestar colectivamente. Creemos que es hora de que dejemos claro que más allá de la inocencia o la culpabilidad individual, nuestros colectivos y organizaciones respaldan las acciones revolucionarias orientadas a conseguir una sociedad más justa, por las cuales estamos siendo juzgados y llevados a prisión.

¿Qué hemos hecho hasta ahora?

Desde noviembre del año pasado llevamos desarrollando una campaña en la línea descrita, a la que se han sumado colectivos, sindicatos y organizaciones anarquistas de todo el estado. La parte más visible ha sido la campaña de Boicot El Corte Inglés, la cual se puede seguir tanto en las webs y redes sociales de Acció Llibertària de Sants y la CNT-AIT de Barcelona, como en los hastags #BoicotElCorteIngles y #lavagaquevolem donde se puede comprobar hasta qué punto se ha extendido.

Ahora, con las nuevas fechas de juicio, relanzaremos la campaña con más fuerza si cabe para demostrar que aún hay gente que defiende la lucha en la calle y en los centros de trabajo.